Ruibarbo: el ingrediente más tóxico del que hayas escuchado, y sus propiedades

Esta planta se haya en constante misterio. Su aspecto en conjunto -tallos rojos, hojas verdes y flores blancas- parecen indicar peligro por todas partes; pero lo cierto es que sus propiedades benéficas superan a las perjudiciales.

Aprende con nosotros cómo mantenerte saludable usando el ruibarbo en tus recetas, y sácale jugo a esta planta-medicina tradicional.

¿Qué es el ruibarbo y cuáles son sus características?

El ruibarbo (Rheum rhabarbarum), también llamado ribarbo y ribargo, es una planta fanerógama, o planta vascular que produce semillas. Sus tallos pueden alcanzar los tres metros, con colores que varían entre el verde y el rojo.

La única parte comestible del ruibarbo es el peciolo. El ácido oxálico -que toda la planta contiene-, se concentra en grandes cantidades en las hojas, haciéndolas tóxicas. La mayor controversia sobre el ruibarbo es si es una planta o una fruta. Aunque botánicamente sea una planta, en los años 40 se lo empezó a catalogar como una fruta.

Se cree que el ruibarbo proviene de China, ya que aparece en numerosas recetas medicinales de tradición antigua provenientes de este país, pero otros expertos consideran que proviene de Europa centro-oriental, más concretamente de Ucrania.

Posteriormente se introdujo en gran cantidad de recetas de cocina convencional, siendo su principal uso para repostería.

Ciclo de cosecha

El ruibarbo suele ser cosechado en primavera. En invierno, la planta pierde sus hojas y aprovecha los nutrientes almacenados en sus raíces para vivir. Conforme va desarrollando sus hojas, también va en aumento la cantidad de ácido oxálico de la planta. Durante el verano y el otoño, su consumo empieza a resultar perjudicial para la salud.

Sabor del ruibarbo

El ruibarbo es característico por su sabor ácido. Esto suele ser aprovechado para suavizarse con sabores dulces: las recetas incluyen ruibarbo normalmente también contienen mieles o azúcares.

Beneficios para la salud, usos, y propiedades del ruibarbo

El ruibarbo tiene numerosas propiedades medicinales y beneficios para la salud. Su uso se remonta a la Grecia clásica, y a las distintas escuelas de cocina medicinal China.

Propiedades laxantes

El ruibarbo es un laxante natural, debido a su alto contenido en fibra. Combate el estreñimiento y favorece el movimiento intestinal, limpiándolo o destapándolo.

Comer ruibarbo será beneficioso para tus evacuaciones si estás estreñido, aunque consumirlo en exceso puede provocarte diarreas y dolores estomacales.

Combate las infecciones bucales

Gracias a que contiene mucha alquitrona, suele usarse en remedios caseros para combatir aftas, infecciones bucales, flemones, etc.

Estimula la función hepática

Su consumo hace que bilis se desplace hacia el intestino, favoreciendo la función biliar.

Asimismo, las cantidades de fibra que aporta, y la segregación de bilis que causa, hace que el exceso de colesterol sea expulsado de tu cuerpo.

Propiedades digestivas

El ruibarbo refuerza la mucosa estomacal, protegiéndola de los jugos gástricos y favorece la expulsión de toxinas. Aún está por demostrar si alivia las hemorroides, otra propiedad que se le atribuye.

Aporte vitamínico

El ruibarbo es una excelente fuente de vitaminas A (superando al resto de verduras que se conocen), B y K, que se encargan de favorecer tu sistema inmunológico y proteger las neuronas cerebrales del daño.

Propiedades antibióticas

Las antraquinonas que contiene el ruibarbo sirven para combatir bacterias como las que causan los orzuelos y las úlceras, haciéndolo un antibacteriano natural. Su efecto es similar al que obtendrás al consumir ajo.

También es un excelente antiinflamatorio

En la medicina tradicional China se usó el ruibarbo como antiinflamatorio, aliviando las dolencias de articulaciones y la inflamación de intestino. Esto se debe a que contiene emodina, un potente antiinflamatorio natural.

Y por si fuera poco, es un purgante

Con la cantidad adecuada de raíz de ruibarbo (bastante elevada) en extracto, se convierte en un excelente purgante.

Aunque es una opción tentadora en el caso de que tengas parásitos, no es recomendable que lo hagas sin la supervisión de un especialista, porque puede provocar dolores agudos.

Contraindicaciones del ruibarbo

Con el ruibarbo hay que tener cuidado por su alto contenido de ácido oxálico. Cuando grandes cantidades de este ácido se encuentran en tu organismo, el cuerpo falla en absorber de forma efectiva minerales como el calcio, el hierro y el zinc.

Incluso puede provocar la concentración de calcio en sitios no deseados, causando cálculos renales.

Que tengas mucho ácido oxálico en tu cuerpo es perjudicial para tu salud; pudiendo causarte enfermedades en el tracto pancreático, inflamación crónica de los intestinos y síndrome del nudo ciego. Cuídate especialmente de él si padeces de gota o hiperuricemia, pues está comprobado que empeora dichas condiciones.

El ruibarbo no está recomendado para quienes padezcan de colon irritable, cirrosis hepática o hepatitis, ni para mujeres en estado de embarazo. Su consumo en exceso también daña el esmalte dental, aunque no se ha registrado ningún daño permanente.

Apartando los casos contraindicados específicos, el ruibarbo es un ingrediente con propiedades sumamente beneficiosas. Cuida los detalles que te hemos explicado en este post para sacarle el máximo provecho a su uso.

¿Quieres ayudarnos a conseguir un mundo más sano y sostenible? ¡Compártelo! 😊
compartir en redes sociales