12 Alimentos buenos para el hígado. Limpia tu sistema hepático incluyéndolos en tu dieta

Si estás experimentando hinchazón estomacal, cansancio crónico, alteraciones hormonales o estreñimiento, podrías estar sufriendo síntomas relacionados con el hígado inflamado o graso.

Hay buenas razones por las que disciplinas terapéuticas ancestrales como la medicina yóguica, naturopática y ayurvédica tienen a la limpieza del hígado como eje de una salud integral.

El hígado tiene varias funciones en el cuerpo. Una de las más importantes es la de detectar las sustancias tóxicas y convertirlas en elementos inocuos que luego serán expulsados del organismo.

Para que esta desintoxicación suceda correctamente, es de vital importancia que nuestro cuerpo sea un organismo limpio y nutritivo donde pueda hacer su trabajo.

También se encarga de regular el nivel de la sangre, almacenarla, hacer posible la coagulación y descomponer las células sanguíneas dañadas, con el fin de erradicarlas posteriormente.

El problema aparece con la alimentación y costumbres de la vida moderna. Los alimentos cargados de grasas, azúcares refinados y aceites procesados dificultan su trabajo.

Además, la acción del alcohol, el tabaco, los alimentos procesados, el estrés y el bajo nivel de nutrientes, son también algunas de las causas por las que se inflama el hígado.

Este último puede provocar problemas digestivos y dificultar la perdida de peso saludable y efectiva.

Alimentos beneficiosos para el hígado. ¿Cuáles son los mejores?

Para superar el hígado graso o inflamado, debes establecer una dieta en la que abunden recetas con alimentos buenos para el hígado.

La siguiente lista contiene los más recomendables,  por su alto contenido de antioxidantes, fibra o grasas e hidratos de carbono saludables. Se trata de alimentos que limpian el hígado que no te defraudarán.

1. Café

el cafe es bueno para el higado

Aunque no lo creas, el consumo moderado de café ayuda a mejorar el funcionamiento del hígado. Los estudios han demostrado que reduce el riesgo de cirrosis o de daño hepático, incluso en personas que ya tengan problemas con su funcionamiento.

2. Té verde

el te verde ayuda a mejorar el higado

Conocido por su alto contenido en antioxidantes, este té ofrece también mejorías notables para el hígado. Un estudio en Japón descubrió que tomar entre 5 y 10 tazas por día, mejoraba los marcadores hepáticos y se reducí la posibilidad de desarrollar cáncer de hígado.

3. Pomelo

pomelo

Este cítrico contiene antioxidantes que ofrecen una protección natural contra males que suele sufrir el hígado. Se han hecho estudios que confirmaron que incluso protege de lesiones, ya que reduce la inflamación y fortifica las células hepáticas.

4. Frutos rojos

frutos rojos

Los frutos rojos como los arándanos ofrecen un alto nivel de antocianinas que benefician profundamente la salud. También ofrecen protección para el hígado, algo que se ha comprobado en variados estudios. Lo preservan del daño y mejoran la respuesta de sus células.

5. Uvas

uvas imprescindibles en dieta para el higado

Las uvas, especialmente las rojas o moradas tienen un alto contenido de resveratrol que reduce inflamaciones, aumenta la síntesis de antioxidantes y previene el daño del hígado. Puedes beneficiarte de sus virtudes, ya sea que las consumes directamente o a través de su jugo.

6. Tuna

tuna comida buena para el higado

La tuna es un cactus comestible que ha sido usado en la medicina tradicional china para curar úlceras, enfermedades hepáticas y para aumentar las energías. También ayuda a aliviar las molestias estomacales de la resaca.

7. Jugo de remolacha

jugo de remolacha en dieta para el higado

El jugo de remolacha es una fuente natural de nitratos y betalaínas, que benefician al corazón y que además combaten la oxidación y la inflamación en el hígado. Los estudios han demostrado que también aumenta las toxinas desintoxicantes.

8. Vegetales crucíferos

vegetales cruciferos

Las coles de Bruselas, el brócoli y las hojas de nabo son famosas por su alto contenido en fibra. Pero también se ha comprobado que producen enzimas depurativas y que además disminuye el estrés oxidativo.

9. Nueces

nueces comida sana para el higado

Son ideales para contribuir al organismo con grasas saludables, vitaminas como la E, junto con minerales y antioxidantes. Un estudio clínico observó que 106 personas con hígado graso no alcohólico mejoraron sus enzimas al consumir nueces.

10. Aguacates

el aguacate es uno de los mejores alimentos para el higado

Estos frutos abundan en grasas saludables, que pueden retrasar el daño en el hígado. Esto se debe también a su alto contenido en fibra, que ayuda a eliminar las toxinas.

11. Aceite de oliva

aceite de oliva

Un estudio estableció que el consumo de una cucharada pequeña de aceite de oliva todos los días en 11 personas, disminuyó la grasa en el hígado y activó sus enzimas. También elevó las proteínas que ofrecían efectos metabólicos favorables.

12. Pescados grasos

el pescado graso lo mejor para el higado

El consumo de pescado azul, caballa, anguila o pez espada aportan grandes cantidades de Omega 3, que disminuyen la inflamación, regula las enzimas, y que también mejora la resistencia a la insulina. Además es un nutriente importante para el funcionamiento del corazón.

¿Dieta para hígado graso o para hígado inflamado?

Cuando se presentan problemas hepáticos es lógico buscar un cambio en la alimentación que alivie sus molestias. Es fácil confundir una dieta para el hígado graso o para el hígado inflamado, como si fuesen cosas distintas. Pero en términos de nutrición en realidad no lo son.

El hígado graso o esteatosis hepática manifiesta un nivel de grasas mayor, que resulta por la diabetes, los niveles elevados de colesterol y triglicéridos, la obesidad o la hipertensión. Esto hace que tenga un mayor tamaño. El alcohol también puede influir en este aumento de proporción.

El hígado inflamado se refiere a una hinchazón de este órgano, ojos amarillos o ictericia, heces claras, mareos y dolores en el lado derecho del abdomen.

Lo que tienen en común es que ambas se pueden combatir a través de una dieta con alimentos para limpiar el hígado, que tienen beneficios desinflamantes y muy nutritivos. Más adelante conocerás cuales puedes consumir para lograr su depuración.

Cómo limpiar el hígado

Hay formas sencillas con las que puedes depurar el hígado y lograr que funcione mejor. El punto de partida es una alimentación sana y equilibrada que ayude a eliminar toxinas y evitar enfermedades graves.

Ten en cuenta que si permites que esto empeore, podrías sufrir una falla hepática, cuyo único tratamiento es un trasplante de hígado. Por eso, ten en cuenta lo siguiente:

Adopta una dieta para hígado graso que favorezca la desinflamación

Elimina de tus comidas la presencia de azúcares refinados, grasas procesadas, alcohol y otros alimentos procesados. Los mejores alimentos para el hígado son aquellos en los que abunden la fibra, las vitaminas y los antioxidantes que pueden depurar el hígado. Incorpóralos a tu consumo diario.

Algunos de los alimentos para el hígado más saludables son las verduras de hoja verde, los vegetales crucíferos, las hierbas frescas como la cúrcuma, el cilantro y el orégano, las frutas con más antioxidantes, la miel no procesada, el té verde, el aceite de coco y el vinagre de manzana.

Cocina tus platos tomando precauciones

Exponer a los alimentos a una cocción excesiva, o mantenerlos en recipientes que los afectan químicamente, son factores que pueden agravar la salud de tu hígado.

Puedes evitarlo cocinando las carnes a fuego lento, hasta que alcancen el punto justo. Y cuando guardes alimentos evita recipientes de plástico que pueden transmitirles residuos químicos.

Elige envases de vidrio con tapas herméticas.

Opta por alimentos orgánicos y de producción artesanal

La producción intensiva de alimentos en la actualidad incluye el riesgo de contaminación de conservantes y herbicidas. Los productos animales también tienen el riesgo de transmitir restos de antibióticos y de hormonas usadas en la elaboración de carnes.

De ser posible consume vegetales y frutos orgánicos y productos de animales que hayan crecido en granjas. Estos disminuyen el riesgo de llevar toxinas hasta tu hígado.

Recurre a hierbas terapéuticas para el hígado

Si buscas cómo desintoxicar el hígado de forma natural pocos caminos son más efectivos que el consumo de hierbas con propiedades naturales. Añadir un poco de limón al agua ayudará. Algunas de las más recomendadas son:

  • Cardo Mariano: te aportará silimarina, una antioxidante que fomenta la producción de glutatión, fundamental para el hígado.
  • Albahaca: contribuye con aceites esenciales que combaten bacterias, metales pesados y capas de hongos.
  • Raíz de Diente de León: es un diurético natural. Es de gran ayuda para que el hígado expulse desechos indeseables.
  • Bupleurum: combate las infecciones, regula problemas digestivos y optimiza el funcionamiento del sistema inmune.

Reduce el estrés y las preocupaciones

La exposición al estrés y a constantes tensiones también puede repercutir negativamente sobre tu hígado. Y esto no es solo un enfoque holístico, hay investigaciones que lo comprueban.

Se ha demostrado que el eje hipotalámico pituitario adrenal o HPA, ejerce una respuesta inflamatoria sobre el hígado. Dicha influencia afecta al funcionamiento de los neurotransmisores y de las catecolaminas.

Esto deja claro que si tienes problemas hepáticos, debes llevar un estilo de vida tranquilo para superarlos de forma duradera.

¡Ejercítate!

En este caso debes tener en cuenta que el hígado almacena parte de la sangre en el proceso de depuración. Cuando te ejercitas ayudas a que el sistema circulatorio acelere este proceso y lo haga más efectivo.

El hígado podrá enviar con más facilidad sangre renovada al cerebro, al corazón y a las circulaciones. Dicho proceso lleva nutrientes importantes al sistema digestivo, al reproductivo y a todos los órganos en general.

Alimentos malos para el hígado

Para tener éxito con la depuración de este órgano debes mantenerte alejado de los alimentos perjudiciales para el hígado. Su consumo excesivo te ha provocado problemas con su funcionamiento, para empezar. Por lo tanto es indispensable que la elimines para una recuperación exitosa.

Estas son las principales amenazas para tu salud hepática:

  • Alcohol en exceso
  • Alimentos envasados con aceites refinados, conservantes, edulcorantes y colorantes artificiales.
  • Vegetales y frutas rociados con pesticidas y sustancias con reconocidos efectos nocivos.
  • Productos animales resultantes de procesos de producción intensivos.
  • Bebidas azucaradas y carbonatadas
  • Cereales y granos refinados
¿Quieres ayudarnos a conseguir un mundo más sano y sostenible? ¡Compártelo! 😊
compartir en redes sociales